,

Los escándalos que persiguieron a Hillary Clinton durante el proceso electoral

Los escándalos que persiguieron a Hillary Clinton durante el proceso electoral
Bil Clinton y su esposa Hillary Foto/Archivo ENS

La imagen de ser una persona poco transparente y el fantasma de los correos electrónicos que le acompañó durante el proceso electoral, incidieron de manera negativa sobre sus resultados finales

Antes y durante el desarrollo de la contienda electoral, a Hillary Clinton la persiguieron diversos escándalos de dimensiones colosales. La destrucción del Estado libio, la financiación y suministro de material bélico a grupos islámicos radicalizados y la investigación por los correos electrónicos. Todos con su origen durante el período que se desempeñó como Secretaria de Estado (2009-2013) del presidente Barack Obama.

Fue acerca de los correos electrónicos, irregularidad que Donald Trump aprovechó para convirtirlo en su estribillo característico durante los dos debates desarrollados entre ambos candidatos presidenciales. Días antes al 8 de noviembre, fecha de las elecciones, el director del FBI, James Comey la exoneraría porque, según él, las conclusiones de la investigación por los emails de la exjefa del Departamento de Estado quedaban inalterables.

El revuelo, que surgiría después de que se revelara que Clinton utilizó siendo funcionaria un servidor privado para recibir y enviar correos con asuntos de carácter público, tuvo una influencia enorme sobre la polarizada sociedad norteamericana. Este hecho le afectó considerablemente su imagen y además creó una percepción en los estadounidenses de ser una mujer poco transparente.

Sobre las posibles acusaciones que la señalan como una de las artífices para el derrocamiento del dictador libio Muammar el Gadafi, y el posterior desmembramiento del país norteafricano, le provocó una oleada de críticas después de que el país quedara sumido en una guerra civil, que hasta el día de hoy se mantiene inestable.

Para lograr la caída del régimen gadafista propuso una zona de exclusión aérea, de manera que le impidió a las fuerzas militares del gobierno utilizar, en 2011 durante la Primavera Árabe, aviones para bombardear a los grupos alzados en armas. Cuando se produjo la detención y muerte de Gadafi en su ciudad natal, Sirte, se creó un Consejo Nacional de Transición que no resolvió los problemas institucionales del antiguo sistema de Gadafi.

Y sobre el financiamiento y equipamiento de grupos radicales en la región de Medio Oriente, específicamente en Siria e Irak, le valió recriminaciones y cuestionamientos, inclusive por Edward Snowden, exconsultor de la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos, debido a que en la actualidad ambos enfrentamientos civiles han provocado cientos de miles de muertos y millones de personas desplazadas regiones de Europa.

Con la carrera y experiencia que posee Hillary Clinton en materia diplomática y política, sumado a la compañía matrimonial del expresidente Bill Clinton, no le fueron suficiente, en comparación con Donald Trump, un magnate del mercado inmobiliario y que nunca antes había tenido participación en una contienda electoral hacia la Casa Blanca, para convertirse en la primera mujer presidente en la historia de los Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *