Ricardo Arias Calderón "se va en momentos de profunda preocupación en el país"

Ricardo Arias Calderón "se va en momentos de profunda preocupación en el país"
Los presentes hicieron una calle de honor para despedir al ex primer vicepresidente panameños. Foto/Aris Rodríguez.

Panameños despidieron, este miércoles, entre lágrimas y aplausos, al otrora líder de la democracia cristiana y opositor del régimen de Manuel Antonio Noriega. Uno de sus hijos hizo un llamado a la nación en memoria de su padre

El reloj marcaba las 3:00 de la tarde, cuando se dio inicio a las honras fúnebres del ex primer vicepresidente de Panamá (1989-1992) y exlíder de la Cruzada Civilista, Ricardo Arias Calderón. Autoridades del Gobierno Nacional, líderes políticos y gremiales, se reunieron en la iglesia San Lucas del Colegio San Agustín, en Costa del Este, para dar el último adiós, a quien se considera uno de los defensores de la democracia en tiempos de la dictadura militar.

Muchos fueron los que manifestaron, durante el sepelio, su admiración hacia Arias Calderón, pero quien pudo dibujar el carácter del líder con mayor exactitud, fue su hijo Ignacio Arias Yániz, quien en nombre de la familia elevó un mensaje ante esta perdida.

Las palabras de Arias Yániz, con voz cargada de emoción y en ocasiones trémula, hicieron un llamado a la decencia tanto a los ciudadanos como a la clase política, en un país en crisis por los múltiples escándalos de corrupción.

“No dejo de pensar que mi padre se va en momentos de profunda preocupación en el país, ante la pérdida de valores, donde para muchos la política dejo de ser una vocación y se convirtió en la forma de satisfacer intereses personales, en lugar de servir a los demás”, expresó el hijo del desaparecido político demócrata cristiano.

Entre citas de José Martí y el recuerdo del legado de su padre, el hijo de Arias Calderón afirmaba: “Nuestro padre consagro sus fuerzas a la política de la buena, aquella que se hace por vocación, donde las acciones valen más que las palabras, donde las alianzas son de principios, donde no existe la traición, donde no hay enemigos, sino adversarios, a los cuales siempre se les estrecha la mano y se les permite una salida digna, sin revanchismo; pero sobre todo, aquella donde los principios no son negociables”, expuso.

A juicio de Arias Yániz, el mejor homenaje que le pueden brindar a Ricardo Arias Calderón, es que como “ciudadanos nos comportemos con los mismos valores que se exigen de los políticos” y que estos últimos sean “el ejemplo para la sociedad que lideran”, más aún, ante una “deuda social”, que se debe saldar “con los menos favorecidos”.

“Habla Pueblo, Habla” se escuchó como música de fondo en el recinto (canto popular de la organización civilista), asimismo, el himno nacional y se armaba una calle de honor con todos los presentes, por donde pasó el féretro del ex primer vicepresidente.

La bandera nacional, fue entregada a los familiares, encabezados por su esposa, la exlegisladora Teresita Yániz de Arias, en reconocimiento a la vida de un líder nacional.

Arias Calderón, catedrático, político y pensador, murió este lunes 13 de febrero, a la edad de 83 años, tras haber vencido a la dictadura militar y vencido por el mal de Parkinson.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *