El buque humanitario "Aquarius" anuncia cese de sus actividades de salvamento

El buque humanitario "Aquarius" anuncia cese de sus actividades de salvamento
El barco se convirtió en un símbolo de la crisis diplomática sobre la acogida de migrantes en junio, después de haber navegado a la deriva durante una semana en el Mediterráneo con 630 migrantes a bordo. Foto/Redes Sociales

“Renunciar al barco fue una decisión extremadamente difícil de tomar”, declaró Frédéric Penard, director de operaciones de SOS Mediterráneo, y lamentó “los ataques incesantes del que fueron objeto el buque y sus tripulantes”

Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterráneo anunciaron el jueves “poner fin” a las operaciones de salvamento de su buque humanitario “Aquarius”, convertido en símbolo de la crisis política sobre la acogida de migrantes y privado de bandera desde hace dos meses.

“Renunciar al Aquarius fue una decisión extremadamente difícil de tomar”, declaró en un comunicado Frédéric Penard, director de operaciones de SOS Mediterráneo, y lamentó “los ataques incesantes del que fueron objeto el buque y sus tripulantes”.

La oenegé con sede en Marsella “estudia ya las opciones para un nuevo barco y una nueva bandera”.

“Nos negamos a quedarnos con los brazos cruzados en la costa mientras la gente sigue muriendo en el mar”, aseguró Penard.

Nelke Mander, directora general de Médicos Sin Fronteras (MSF), lamentó igualmente en otro comunicado que el cese de sus operaciones “significan más muertes en el mar”.

El barco “Aquarius”, que realiza rescates frente a las costas de Libia desde 2016, está amarrado en Marsella desde principios de octubre a la espera de una bandera que le permita navegar después de que le retiraran las de Gibraltar y Panamá.

A finales de noviembre, la justicia italiana solicitó el embargo del navío por un caso de tratamiento ilegal de residuos.

Desde el inicio de sus operaciones, el “Aquarius” prestó asistencia a cerca de 30.000 personas.

El barco se convirtió en un símbolo de la crisis diplomática sobre la acogida de migrantes en junio, después de haber navegado a la deriva durante una semana en el Mediterráneo con 630 migrantes a bordo. Tras el rechazo de Italia y Malta, finalmente España abrió las puertas al buque, convencida por la promesa de varios países europeos de repartirse a los refugiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *