El papa oficia liturgia en el Centro de Cumplimiento de Menores de Pacora

El papa oficia liturgia en el Centro de Cumplimiento de Menores de Pacora
Un joven privado de libertad se dirige al Papa Francisco que visita el Centro de Cumplimiento de Menores en Pacora. Le manifiesta que su sueño es ser chef. Foto/Captura

Ninguno de los reclusos de este centro, inaugurado en 2012, ha visto a un papa en Panamá, ya que el último que pasó por el país centroamericano fue Juan Pablo II en 1983.

El papa Francisco confesó este viernes en una prisión a varios menores presos, durante la jornada más emotiva de la visita que realiza a Panamá, tras haber abordado los grandes males que aquejan a América Latina.

El papa escuchó el testimonio de un joven detenido y pronunció una homilía ante 180 jóvenes en ese especial recinto, en un gesto para defender el derecho a la persona a reintegrarse, a tener otra oportunidad, uno de los temas centrales de su pontificado.

El encuentro de algo más de una hora tuvo como objetivo dar un mensaje de reconciliación y paz a los menores de un país y una región que sufre en particular por la violencia de las pandillas juveniles.

tras su primer día de ceremonia en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en el paseo marítimo, el papa argentino incluyó un momento especial en su agenda con un encuentro con menores del Centro de Cumplimiento de Menores de Pacora, reclusos, en su mayoría por robo y homicidio.

Los reclusos prepararon diversas actividades para recibir al pontífice y le ofrecerán varios regalos como cuadros y objetos de artesanía.

Desde que llegó a Panamá el 23 de enero, el pontífice latinoamericano no ha dejado de mencionar los grandes males que azotan a Centroamérica, de donde provienen buena parte de los 200.000 jóvenes que participan a la JMJ.

Ante las autoridades y personalidades del país, el papa condenó los feminicidios y la acción de “bandas armadas y criminales” así como el “tráfico de droga” y la “explotación sexual de menores y de no tan menores”, que agravan el éxodo de jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *