"Laurence and Chico", un dúo impactante en la Fashion Week de Nueva York

"Laurence and Chico", un dúo impactante en la Fashion Week de Nueva York
Los diseñadores Laurence Li y Chico Wang FOTO/ AFP

¿Chica o chico? “Eso no importa” en la ropa creada por el dúo, dijo Laurence Li.

La semana de la moda de Nueva York ha perdido la mayoría de sus grandes creadores, pero sigue atrayendo a jóvenes diseñadores que llaman la atención, como el dúo canadiense “Laurence and Chico”, especialistas en diseños extravagantes llevados por siluetas de vértigo.

En su segunda temporada en Nueva York, la pareja formada por Laurence Li y Chico Wang, dos diseñadores de origen chino instalados en Vancouver, sigue fiel a su complemento preferido: unas pelucas desmesuradas que le confieren una verticalidad sorprendente a sus modelos y se burlan de las barreras entre lo masculino y lo femenino.

¿Chica o chico? “Eso no importa” en la ropa creada por el dúo, dijo Laurence Li.

Tras su primer desfile neoyorquino en septiembre con el tema del deporte más excéntrico, los dos hombres eligieron el lugar de su último viaje, Tailandia, como principal inspiración para la colección otoño/invierno 2019, presentada este jueves.

Las modelos lucieron estampados de flores o frutas exóticas, conjuntos de chaquetas de traje y faldas de formas geométricas, rombos y cuadrados salpicados de perlas plateadas, largos abrigos hechos con volantes de tul.

El abanico de colores fue amplio, llegando hasta el amarillo y el rosa fosforecentes apreciados por las cantantes estadounidenses Cardi B y Lady Gaga, las dos clientes más célebres de la marca creada en 2015.

En la pareja, Chico, de 32 años, se encarga del diseño, y Laurence, de 28, se dedica a los estampados y a “todo lo que llega después del diseño”, desde la fabricación en los talleres de Shenzhen, en China, hasta la distribución, centrada en Canadá y en Asia, explicó Li.

La mayoría de los distribuidores de la joven marca trabajan con prendas de lujo, pero Laurence y Chico quieren permanecer al alcance de todas las personas que aprecian su colorida extravagancia.

“Hacemos camisetas de menos de 50 dólares, lo que considero asequible, teniendo en cuenta que no producimos de forma masiva”, dijo Li.

Los modistos no sólo quieren dedicarse al prêt-à-porter, sino que desean encarnar un “modo de vida”. Por ello crearon también su concepto de cafetería el año pasado en Vancouver, que esperan exportar pronto a Nueva York y otras ciudades. En esos establecimientos quieren concebirlo todo: desde el revestimiento del suelo hasta el empapelado, los muebles y la elección del menú.

A pesar de la pérdida de influencia de la semana neoyorquina, la pareja se siente a gusto en la Gran Manzana, donde ambos se conocieron en la Parsons School of Design.

“Nos gustaría darle un toque de sabor” a la Fashion Week de Nueva York, dijo Laurence Li, con una sonrisa en los labios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *