Abogados denuncian abusos del Servicio Aeronaval en viaje a Punta Coco

Abogados denuncian abusos del Servicio Aeronaval en viaje a Punta Coco
Un grupo de abogados denuncian lo que consideran un allanamiento ilegal. FOTO/ ENS

Agentes del SENAN abordaron sin orden judicial un yate privado . El bote transportaba a un grupo de abogados hacia Punta Coco. El Estado suspendió el servicio de transporte oficial.

Un grupo de abogados denuncian lo que consideran una violación a sus derechos, por unidades del Servicio Aeronaval, ( SENAN). Señalan que el yate que alquilaron para viajar a Punta Coco y atender a sus clientes recluidos en el centro de detención de la isla fue “allanado” sin orden judicial.

La información a la que tuvo acceso En Segundoscom.pa da cuenta de que el yate que había sido alquilado por cinco abogados fue inspeccionado sin orden judicial que sustentara la revisión. Lo que definen técnicamente como un allanamiento ilegal, es decir una violación a sus garantías constitucionales.

El bote es privado y  realiza viajes hasta la isla por un costo de 2,500 dólares. Esto luego  que el Estado suspendió el servicio de transporte, por lo que contratar un navío privado es la única vía para que un particular pueda llegar al sitio. En el caso de los abogados es la única manera en que las personas privadas  de libertad en el centro de detención, puede conocer sobre el avance de sus casos. “Es un servicio que debería proveer el Estado”, dijo la fuente a este portal.

El bote fue abordado por agentes que lo inspeccionaron con perros de cateo,  en el muelle del Yat Club de Amador, ya antes de abordar toda la carga había sido sometida a un proceso de revisión normal para estos casos. En la embarcación viajaban Samuel Duque,. David Aizprua, José Uriel Diaz, Diego Rodríguez, y. Miguel Ángel Rodríguez

 

Una Respuesta
  1. Aquí en Panamá, las leyes son para alguno, pero aunque violaron sus derechos para mi concepto estuve perfecto, que orden ni que nada, o es que los abogados son todos santos. Las ley están para cumplirlas y para violarlas también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *