En familia, en motocicleta y a pie, los chilenos protestan pacíficamente

En familia, en motocicleta y a pie, los chilenos protestan pacíficamente
Protesta de motociclistas en Chile. Foto: AFP

Los manifestantes coreaban “¡Chile despertó!”, el grito que se ha transformado en la consigna del estallido social que comenzó hace tres semanas.

Las manifestaciones continuaron este sábado en Chile donde cientos de personas desfilaron pacíficamente en varios barrios de Santiago, en unas protestas menos multitudinarias que en otras ocasiones desde el inicio de la crisis social que estalló hace tres semanas.

Medio millar de personas se reunieron en el exclusivo barrio de Las Condes, en el este de la capital, portando banderas chilenas y mapuches, la mayor etnia indígena del país. Los manifestantes coreaban “¡Chile despertó!”, el grito que se ha transformado en la consigna del estallido social que comenzó hace tres semanas, según constató un periodista de la AFP.

Los asistentes a esa marcha, entre los que había familias enteras, exigieron una nueva Constitución, después de que el presidente Sebastián Piñera manifestara en una entrevista con el diario El Mercurio que prepara cambios a la carta magna.

“Yo creo que esto se soluciona primero con un plebiscito para modificar la Constitución, de partida, pero también necesitamos respuestas en salud, educación y la calidad de vida”, dijo a la AFP, Valeska Alarcón, vendedora en un supermercado.

“Piñera no está viendo lo que realmente quiere el pueblo. Llevamos tres semanas ya manifestándonos y el sólo se ha preocupado de la violencia”, sostuvo Sebastián Rojas un periodista de 31 años.

En el centro de la capital chilena, decenas de motociclistas hicieron rugir sus motores en frente de la casa de gobierno, lugar en el que apagaron sus motocicletas, se bajaron y comenzaron a gritar: “¡Piñera escucha, ándate a la chucha (al diablo)!”. Tras media hora, se alejaron del lugar.

En plaza Italia, el centro neurálgico de las protestas en Santiago, unas 50 personas protestaron, mientras que otro centenar rodeó una clínica privada, cerca de ahí, para protestar por las graves lesiones que sufrió un joven en los ojos durante violentos disturbios el viernes.

La Policía dispersó a los manifestantes con gases lacrimógenos a pocos metros del centro médico.

El actual estallido social, el peor de las últimas tres décadas, ha dejado 20 muertos y cerca de 2.000 heridos, en 22 días de protestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *