El Reino Unido prepara una pulseada comercial con la Unión Europea

El Reino Unido prepara una pulseada comercial con la Unión Europea
El Brexit es considerado como un "momento histórico" y "sin vuelta atrás". Foto/ AFP

El Reino Unido se mostró firme este domingo en su voluntad de liberarse de las reglas de la Unión Europea después del Brexit, preanunciando un nuevo e intenso enfrentamiento sobre su futura relación comercial.

Al salir de la UE este viernes por la noche después de 47 años de membresía tormentosa, Reino Unido debe redefinir los términos de su relación en áreas de comercio, seguridad, pesca o educación, entre otras, con el bloque.

Y para conseguirlo solo tiene un período de transición de 11 meses que Londres ya se niega a extender.

El primer ministro Boris Johnson, el gran apóstol del Brexit, presentará su visión del lugar del Reino Unido en el mundo el lunes, mientras que el mismo día el negociador europeo Michel Barnier debe detallar sus prioridades.

La prensa británica dice que Boris Johnson tiene la intención de endurecer el tono en un discurso “sin concesiones”.

Con el Brexit “estamos recuperando el control de nuestras leyes. No lo hacemos para alinearnos con las normas de la Unión Europea”, advirtió el jefe de la diplomacia británica Dominic Raab en declaraciones a la cadena Sky News.

“Estoy seguro de que la UE querrá respetar su compromiso con un acuerdo de libre comercio del tipo concluido con Canadá”, agregó, y vio en esta opción “una oportunidad de obtener un beneficio para todos”.

Tal acuerdo permitiría al Reino Unido liberarse de las reglas europeas, un símbolo de libertad que alaba Boris Johnson, detractor de los estándares de la UE de los cuales ya se burlaba cuando era periodista en Bruselas.

Pero los funcionarios europeos han advertido que si Londres quiere un acuerdo aduanero ventajoso que abra el mercado europeo a sus productos y viceversa, no podrá liberarse por completo de las normas comunitarias.

El sábado, el presidente francés Emmanuel Macron señaló, en una carta publicada en el Times, que la UE no permitirá que se establezca una “competencia perjudicial” con el antiguo estado miembro.

– Johnson “furioso” –

El primer ministro le dice a la Unión Europea: ¡No, non, Nein!”, resume el Sunday Express colocando la negación en tres idiomas.

Según el rotativo, Johnson tiene la intención de hacer a sus antiguos aliados una propuesta de “tómalo o déjalo”, ofreciendo a Bruselas la opción entre un “acuerdo de libre comercio similar al concluido con Canadá o un acuerdo al igual que con Australia”, que se acercaría a un “no acuerdo”.

Una fuente del gobierno también le dijo a la agencia de noticias británica Press Asociation que Boris Johnson estaría listo para correr el riesgo de reinstaurar los controles fronterizos si no hubiera un acuerdo.

Según el Sunday Telegraph, este endurecimiento se debe a los “intentos de la Unión Europea” de “cambiar los términos” del acuerdo negociado a fines de octubre por Boris Jonhson, lo que enfureció al Primer Ministro.

“Bruselas ha pedido al Reino Unido que otorgue acceso a su área de pesca, que se alinee con los estándares económicos europeos y que deje sus fronteras abiertas a la libertad de movimiento”, explica el Sunday Express.

A medida que se adentra en un nuevo enfrentamiento con la UE, después de tres años y medio de difíciles negociaciones, el Reino Unido está buscando nuevos socios, del lado de su histórico aliado estadounidense, pero también en la región del Pacífico.

Raab anunció el domingo que viajará a Japón y Australia para negociar acuerdos comerciales y explorar oportunidades “internacionales”.

Entretanto el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha estado hablando durante meses de un futuro acuerdo comercial bilateral “magnífico” con su histórico aliado.

El secretario de Estado Mike Pompeo, que visitó el Reino Unido el jueves, insistió con Londres en los “enormes beneficios” de su acercamiento posterior al Brexit.

Según el Sunday Express, 16 parlamentarios conservadores han escrito al Primer Ministro para abogar por un acuerdo comercial que incluya a toda la Mancomunidad británica de Naciones, incluidos Australia, Canadá y Nueva Zelanda. Según ellos, “el PIB combinado de la familia de la Commonwealth pronto eclipsará a la UE”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *