Pareja de águilas arpías de Donoso ya tiene su cuarto pichón

Pareja de águilas arpías de Donoso ya tiene su cuarto pichón
Las interacciones de la cría con otras especies también se registran, al igual que la interacción con los adultos y entre los adultos.

Junto a la pareja hay un pichón de siete meses y medio, el cuarto desde que se observa el nido.

La pareja de águila arpía encontrada en el distrito de Donoso, provincia de Colón, ha procreado ya cuatro pichones en los últimos diez años, según confirmó el Fondo Peregrino, la oenegé que monitorea la actividad de esta especie en el país, con fondos de la minera Cobre Panamá.

Esa pareja de arpías es apenas la tercera encontrada fuera de Darién, según los registros que, desde hace 25 años, tiene el Fondo Peregrino, la organización conservacionista estadounidense más exitosa en la recuperación de aves rapaces. Antes, solo había registros de nidos del ave nacional de Panamá en Portobelo (década de los ’90) y Bocas del Toro (1991).

El hallazgo en Donoso no fue accidental. En el año 2010, el proyecto minero en etapa de exploración realizaba labores propias que permitían conocer no solo los recursos de su yacimiento, sino también desarrollar la línea base para el trabajo social y ambiental. Un ejemplar joven de águila se acercó a una de las plataformas, por lo que un equipo de biólogos de Cobre Panamá hizo una búsqueda exhaustiva de nidos, mediante sobrevuelos en helicóptero y largas caminatas, encontrándose solamente el nido del ejemplar ya visto.

Luego del descubrimiento, los biólogos de Cobre Panamá contactaron al Fondo Peregrino, lográndose la firma de un convenio con el propósito de que la oenegé monitoreara y conservara el nido, para lo cual la empresa minera aporta 150 mil dólares anualmente.

Actualmente, junto a la pareja hay un pichón de siete meses y medio, el cuarto desde que se observa el nido. Las águilas arpías son monógamas. La hembra de arpía pone uno o dos huevos por nidada. Los pichones se mantienen en el nido durante 26 meses y sus padres solo vuelven a procrear cuando aquellos se independizan.

La cría anterior (la tercera) se monitoreó satelitalmente durante 3 años, durante los cuales supo que migró a más de 200 Km2 de su nido y que utilizaba hábitats diversos. Los expertos aseguran que esta especie se caracteriza por largos desplazamientos.


Dentro del Estudio de Impacto Ambiental de la minera la empresa estableció la importancia de contar con un Plan de Acción de Biodiversidad, el cual contiene el Proyecto de Conservación e Investigación del Águila Arpía, que adelanta la mina con el Fondo Peregrino.

De acuerdo a los resultados del monitoreo, se ha podido concluir que la pareja sigue siendo muy fiel a ese nido, además de ser la pareja más productiva que ha monitoreado el Fondo Peregrino desde que comenzó su actividad en Panamá. Una pareja de arpías promedio procrea cada tres años, y la de Donoso lo ha hecho cuatro veces en 10 años.

Según  la oenegé estadounidense, es indicativo que el hábitat en Donoso está en excelentes condiciones, debido a la disponibilidad de alimento (su comida favorita son los perezosos).

Este proyecto de conservación aumenta su importancia debido a que la mortalidad de la especie alcanza el 50% de los individuos, por causas naturales, en los primeros años de vida.

El monitoreo que se realiza permite colectar información sobre el comportamiento de la especie, lo que ayuda a conocer la ecología y a establecer medidas para su conservación. Además, durante la observación se garantiza la vigilancia del pichón de posibles depredadores y se protege de los cazadores furtivos.

El monitoreo del nido en Donoso es continuo desde hace 10 años, independientemente la pareja esté en periodo reproductivo o no. Los especialistas del Fondo Peregrino realizan giras mensuales que duran entre 7 a 21 días, las cuales intensifica durante la actividad reproductiva.

El personal de Fondo Peregrino, desde una plataforma especial de observación y mediante el uso de binoculares, supervisa el nido diariamente desde las 6:00 am hasta las 5:30 pm. Dicho estudio consiste en verificar la información cada 10 minutos de las crías o adultos, la que es documentada en bitácoras, con cámaras. También se referencia con GPS si se presenta movimiento o desplazamiento.

Las interacciones de la cría con otras especies también se registran, al igual que la interacción con los adultos y entre los adultos; así como también sus hábitos alimenticios, movimientos, uso de hábitat, iniciación en la cacería, sobrevivencia y tolerancia, etc.

La población más grande de águilas arpías localizadas se encuentra en la costa pacífica del Darién. El estimado nacional es entre 800 y 1,200 parejas.

Fondo Peregrino monitorea en total 43 parejas en Darién y 1 pareja en Cobre Panamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *