Los desafíos de Lau Cortés en el laberinto de la CSS

Los desafíos de Lau Cortés en el laberinto de la CSS
Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid de la Caja del Seguro Social. FOTO/ CSS

El director general  de la CSS admite que necesita actualizar informes financieros, redireccionar las plataformas tecnológicas y cambiar el modelo de atención médica.

El tema de las pensiones ha sido el último detonante que sacude la gestión de Enrique Lau Cortés, en apenas ocho meses en el cargo. En estos momentos, una de sus mayores apuestas se centra en acceder a un fideicomiso de al menos 1,000 millones a favor del Programa de Invalidez y Muerte (IVM).

Estos fondos ayudarían a solventar el tema del pago de las pensiones por los próximos meses. No obstante, el acceso a estos dineros depende del refrendo por la Contraloría de los estados financieros de la institución.

Actualmente, la Caja de Seguro Social mantiene un total de 1,215,000 cotizantes activos en una cobertura del 87% de la población panameña, con una tasa de crecimiento poblacional del 1.8%.

La cuota obrero patronal que aportan los panameños van destinadas a dos programas: Un 8.5% es enviada al programa Enfermedad y Maternidad (EM) y un 13.5% al Invalidez Vejez y Muerte (IVM), este último, el centro de la discordia en su segmento de subsistema de beneficio definido. Estos fondos estarían por agotarse en al menos 18 meses.

Por otro lado, la CSS ya sufre duros embates de la pandemia en el tema de las recaudaciones. Solo entre marzo y abril pasado se dio un déficit de 197.1 millones.  En enero las recaudaciones fueron de 23.3 millones (-6%) menos del presupuesto, en febrero aumentó a 46.5 millones (-13%). Para marzo estuvo en 69.6 millones de dólares (-19%) por debajo del presupuesto y en abril el déficit en este renglón fue de 127.5 millones (-36%).

Empero, el déficit financiero no es algo nuevo en la CSS. Desde 2018 se viene utilizando los fondos de reserva de la entidad. Solo para ese año, se utilizaron 48 millones y en 2019 unos 249.9 millones. Actualmente, el costo del pago de las pensiones de mayo a diciembre próximo es de 1,542 millones. En Panamá hay alrededor de 283 mil jubilados.

Problemas colaterales

Aunado a los problemas de ingresos, la realidad actual de la CSS es que se enfrenta a una gama de situaciones complejas que inciden en su funcionamiento.

Según Lao Cortés, la morosidad de la empresa privada alcanza los 283 millones. Además, la CSS cuenta con un obsoleto sistema de cobro, centralizado que obliga a ir al contribuyente a una oficina. Unos 38 mil expedientes son manejados manualmente por jurisdicción coactiva. Por otro lado la CSS cuenta con activos no productivos (propiedades), con un avaluó en 457 millones, los cuales generan costos de mantenimiento, en medio de toda esta crisis.  En total la entidad posee 137 fincas.

La CSS también enfrenta una dura realidad y es el rezago en el ámbito tecnológico. Según Lau Cortés, esto ha producido no tener estados financieros confiables, auditados y refrendados. No tener corridas actuariales actualizadas.  A su juicio, esto también ha incidido en el inicio del diálogo nacional por la CSS. Se estima mínimo 18 y 36 meses para alcanzar estos resultados.

Explica que el rezago tecnológico también ha repercutido en la carencia de un sistema de información gerencial que afecta la logística de medicamentos, citas médicas con especialistas, inventarios, uso óptimo de quirófanos y gestión de camas.  Además, deficiencia en la operatividad del expediente clínico electrónico único, desconocimiento del consumo de medicamentos de insumos, mal control de inventario. En medio de todo este escenario reveló que la CSS investiga la perdida de al menos 8 millones en medicamentos dañados o vencidos.

Aumento en costo de proyectos

En materia de infraestructura, la CSS no vislumbra un panorama nada alentador. Con doce proyectos en ejecución (cinco detenidos), estima que los costos incrementaran en alrededor de un 40% para terminar las obras. El costo inicial de las obras figura en 875.2 millones, de los cuales la entidad ha pagado 520.8 millones y mantiene un saldo de 346.4 millones.

No obstante, tiene una hoja de ruta trazada con planes de acción definidos en los que apuesta en la adecuación de la plataforma tecnológica y lograr la integración de los servicios informáticos, transformar el tema referente a la entrega de medicamentos y lograr un 100% de efectividad en el sistema de dispensación. Culminar las obras pendientes, previo análisis y lograr un modelo de atención basado en la prevención. También llevar a cabo la consolidación del plan de ahorro energético y la implementación de la Cita Única.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *