La vida después de la apertura

La vida después de la apertura

Luego de una cuarentena y tantas noticias de muertos y contagiados es natural el sentimiento de pánico y desesperanza.   El  ser humano siempre ha actuado con temor hacia el futuro.   Nos acostumbramos a un patrón de vida y luego se nos exige un cambio de ciento ochenta grados. 

La vida post apertura puede ser igual a vivir en un mundo donde la naturaleza ha sido duramente herida y exige de los seres humanos adecuarnos a una nueva realidad.   Las mascarillas, el distanciamiento social,  la higiene son ahora elementos necesarios para la conservación de la vida humana.   Es como si estuviéramos en algun grado viviendo en otro planeta no tan amigable a la vida humana.   Eso no es que sea difícil sino más bien requiere de cambios en el comportamiento humano.

A eso nos abocamos post pandemia.   A un cambio de comportamiento.  A un cambio en la forma como realizamos nuestras interacciones humanas.  Antes eramos desprendidos ahora seremos cautos.  No por ello seremos menos humanos.  Siempre existirá el medio para los sentimientos,  el amor, la empatía.    Quisiera contarles una anécdota.  En el oriente no se verán muchas expresiones físicas para manifestar la amistad, el amor o la intimidad humana.   No hay besos, abrazos,  palmadas,  roces corporales.

Hay saludos sin roces,  hay sonrisas,  hay lenguaje.   Una manifestación de amistad profunda son los comensales.   Una invitación a almorzar o cenar es un banquete de desproporciones inimaginables.   Son catorce platos en el comensal chino,   los banquetes árabes, judíos o indostanes.   Se cocina para treinta y comen cinco.

La abundancia en el comensal es una demostración de afecto, cariño, amor, fraternidad.  Que  el invitado vea el enorme corazón de los anfitriones.   Igual ocurre en las celebraciones, los matrimonios,  las festividades.     El amor se manifiesta en las exquisiteces de los platos o viandas.   Quien sabe , si esta pandemia continúa, cómo serán esas expresiones de amor y afecto.     La historia humana es una historia de adaptación.   Convivimos los seres humanos en condiciones muy distintas geográficamente.

La convivencia humana organizada hoy se desenvuelve tanto en regiones desérticas como en climás árticos.     En selvas y bosques como en llanos o islas.   En lugares elevados como a nivel del mar.  El ser humano tiene la capacidad de adaptarse a las más dificiles circunstancias y ésta no será muy  diferente ni la más díficil de todas.   No hay mucho de que preocuparse.  La vida continua.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *