Trump esgrime potencial fraude y sugiere aplazamiento de las elecciones en EE.UU.

Trump esgrime potencial fraude y sugiere aplazamiento de las elecciones en EE.UU.
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP.

El presidente estadounidense que se enfrentará en busca de la reelección al demócrata Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre no tiene la potestad  para cambiar la fecha.

 

Donald Trump sugirió el jueves la posibilidad de un inédito aplazamiento de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, alegando que los mecanismos para votar por correo debido pandemia podrían dar lugar a un fraude, pero recibió un rechazo unánime de la clase política, incluso de su propio partido.

El presidente estadounidense que se enfrentará en busca de la reelección al demócrata Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre no tiene la potestad  para cambiar la fecha.

“Con el voto universal por correo (no la votación en ausencia, que es buena), 2020 será la elección más IMPRECISA Y FRAUDULENTA de la historia. Será un gran bochorno para Estados Unidos”, señaló en Twitter.

Y se preguntó: “¿¿¿Retrasar las elecciones hasta que la gente pueda votar de manera correcta, adecuada y segura???”.

El tuit del presidente, rezagado en las encuestas, llegó luego de que las estadísticas oficiales confirmaran la entrada de la economía estadounidense en recesión, tras una contracción histórica del 32,9% en el segundo trimestre.

Estados Unidos nunca ha retrasado una elección presidencial, ni siquiera durante la Guerra de Secesión (1861-1865).

En cualquier caso, es poco probable que se pospongan esta vez. La Constitución estadounidense es clara: solo el Congreso puede cambiar la fecha de las elecciones, establecida por ley el 3 de noviembre, y los demócratas de la oposición controlan la Cámara Baja.

Al respecto, el Comité Nacional Demócrata reaccionó desestimando la propuesta como “un intento desesperado de distraer de las devastadoras cifras económicas”.

“Trump puede tuitear todo lo que quiera, pero la realidad es que no puede retrasar las elecciones” por la situación, agregó la nota.

La propuesta de Trump tampoco caló entre los republicanos. “Nunca en la historia de nuestro país, pese a las guerras, las depresiones y la Guerra Civil, hemos tenido una elección federal que no se realizara en la fecha prevista”, dijo el poderoso líder del la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell a la cadena WNKY.

El senador republicano Marco Rubio, aliado de Trump, dijo a periodistas en el Congreso que “desearía que no hubiera dicho eso”.

“Vamos a tener elecciones en noviembre y será una persona en la que las personas deberían confiar”, resaltó.

Varios estados del país quieren que la votación por correo sea más accesible para limitar lo más posible la propagación del nuevo coronavirus. Muchos han permitido este sistema de votación durante años y no han reportado ningún problema aparte de incidentes aislados.

– Números en picada –

Trump, que enfrenta encuestas muy desfavorables frente a Biden, ha evocado la amenaza del fraude masivo en varias oportunidades durante las últimas semanas.

Sus comentarios sobre este tema llevaron a Twitter a reportar por primera vez a fines de mayo que uno de sus tuits era engañoso, agregando la leyenda: “Verifique los datos”.

A finales de abril, Biden predijo que el magnate haría todo lo posible para postergar la elección, pero poco después Trump rechazó categóricamente esta hipótesis.

Con la economía en recesión, la pandemia del nuevo coronavirus aún está fuera de control en algunas regiones, incluidos estados con gobiernos republicanos, como Florida y Texas.

El brote de covid-19 obligó a muchos estados durante los primeros meses del año a posponer las elecciones primarias o realizarlas con menor número de mesas de votación.

Además, los principales espectáculos deportivos fueron cancelados o reducidos, y persisten serias dudas en buena parte del país sobre si las escuelas y las universidades reabrirán en septiembre tras el receso por el verano boreal.

– Escasas pruebas de fraude –

Con la proximidad de las elecciones, Trump se ha opuesto enérgicamente a los intentos demócratas de incrementar la disponibilidad del voto por correo, alegando que ese método promoverá el fraude.

Sus oponentes dicen que no existen pruebas sobre fraudes significativos en las elecciones locales y que lo que debería impulsarse es un esfuerzo mayor para mejorar la logística del complicado voto por correo.

Trump llegó a la Casa Blanca tras una sorpresiva victoria ante la demócrata Hillary Clinton en 2016, y ha dedicado gran parte de su administración a desafiar las normas existentes.

Las sospechas sobre sus intenciones han ido aumentando entre demócratas en la medida en que las encuestas lo señalan como claro perdedor en una serie de estados clave para alcanzar la presidencia.

Según un promedio de los sondeos nacionales realizado por el sitio RealClearPolitics, durante seis semanas Biden ha aventajado en la intención de voto a Trump por entre 8 y 10 puntos porcentuales.

El expresidente Barack Obama afirmó durante el funeral del congresista y activista por los derechos civiles John Lewis que pocas elecciones “han sido tan urgentes”.

“Todo el mundo tiene que salir a votar”, afirmó en un candente discurso de homenaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *