¡No juzgar, sino ayudar a la persona con intento suicida!

¡No juzgar, sino ayudar a la persona con intento suicida!
Panamá tiene una relación de suicidio de 3.1 por 100 mil habitantes, sus principales formas son ahorcamiento y envenenamiento.

La Dra. Vanessa Flores Ordoñez asegura que las personas que hablan de suicidio, en el fondo pueden estar pidiendo ayuda o que los escuchen.

“Fue algo que pensé… pero con el apoyo de gente que me aprecia, superé la situación”, relata Luis, quien hoy con 48 años tuvo en su mente suicidarse hace 20 años atrás.

Con el compromiso de reservar su identidad, él compartió su experiencia, la cual tuvo relación con problemas en sus estudios universitarios y los inconvenientes económicos que enfrentaba en esa época.

Pero esta situación la pudo superar, gracias a unos compañeros de clases, con los que hablaba del tema, ellos lograron, con su comprensión, sacarlo de ese estado depresivo y ayudarlo a superar el dolor que lo atormentaba.

Ante este tipo de situaciones, es importante no juzgar, sino brindar la ayuda, asegura la Dra. Vanessa Flores Ordoñez, coordinadora del programa de Salud Mental de la Caja de Seguro Social (CSS), ya que en ese momento, la persona tiene un gran dolor emocional y requiere de apoyo.

Las personas que hablan de suicidio, en el fondo pueden estar pidiendo ayuda, apoyo o que los escuchen, reitera la especialista.

Esta conducta en el ser humano, lleva años en la historia de la humanidad y es considerado un problema importante de salud pública.

“No se trata de pensar si esa persona es cobarde o valiente, aquí no se trata de juzgar, sino de ver cómo podemos ayudar a quien requiere un apoyo”, aseguró la Dra. Flores.

Panamá tiene una relación de suicidio de 3.1 por 100 mil habitantes, sus principales formas son ahorcamiento y envenenamiento; se ubica entre las cinco mayores causas de muerte en el país, y, de acuerdo a las estadísticas, en los últimos años hay un incremento en el grupo de jóvenes y adolescentes.

Cifras en Panamá

En el año 2018 se reportaron unos 25 casos de suicidios, en el 2019 solamente hasta el mes de septiembre se dieron 43, y el rango de edad de estos casos fue entre 18 – 34 años.

A nivel mundial se registran 800 mil suicidios al año, siendo el 16% por 100 mil habitantes.

Las cifras revelan que un 3% de la población infanto-juvenil padece de depresión, en los adolescentes es mayor con un 4 u 8%; siendo menor en niños escolares e inferior en los preescolares.

Factores de riesgo

Existen una serie de factores de riesgo que pueden llevar a una persona a tomar la decisión de quitarse la vida, para solucionar sus problemas, destaca la psicóloga Carmela Camero, del Hospital Hogar de la Esperanza de la CSS.

Uno de estos factores, asegura la Lcda. Camero, son las enfermedades de tipo mental como la depresión, trastornos bipolares y esquizofrenia; al igual que algunos hábitos como el consumo de drogas.

También se incluyen el abuso de alcohol, historias de maltrato o abuso sexual, algunas variables psicológicas y eventos vitales estresantes.

Por ello, es importante identificar el problema de esta persona y entonces proceder a brindarle ayuda, tanto de familiares como de los profesionales.

En caso de que el individuo se niegue a buscar ayuda médica, es importante, aclara la psicóloga, “que al estar este en negación del problema, el familiar debe hacer todo lo necesario para llevarle a los servicios de atención primaria, porque existe un riesgo que hay que determinar”.

“Que sepa que otra persona lo va a escuchar y le brindará ayuda. Lo esencial es llevar a la persona a los servicios de atención, los cuales son primordiales”, reiteró la Lcda. Camero.

Frases de cuidado

“Mi problema no tiene solución”, “Estoy cansado de esto”, “No veo una salida, no sé qué voy hacer”: son frases, entre otras, que podrían llamar la atención ante el posible riesgo de suicidio, ya que se está en una “visión de túnel” al no ver salida al problema.

Ante esto, es importante ayudar al paciente, escucharlo, hablarle y ante todo, buscar la ayuda de profesionales que permitan salir de esta situación a esa persona, que podría estar pensando atentar contra su vida.

No hay que subestimar mensajes como “quiero que te vaya bien cuando yo no esté”, indica Camero, ya que puede ser una señal de que esa persona está pensando en el suicido. En este caso hay que ayudarla, no dejarla sola, hablarle y escucharla; sin pensar que esto pueda ser una manipulación.

Señales importantes de un posible suicida

· Expresa su deseo de morirse.

· Habla de sentirse atrapado o de padecer una tristeza insoportable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *