De San Miguel a Dorado Lakes

De San Miguel a Dorado Lakes

La misma realidad puede ser vista desde diferentes prismas. Cuando estamos muy cuadrados con nuestros códigos y valores terminamos juzgando a los demás a través de nuestra concepción de las cosas.

 

Hay una gran hipocresía reinante en la sociedad panameña, donde críticos como usufructuarios de las mieles del poder político se intercambian insultos y denuncias sobre actos y conductas inapropiadas, siempre y cuando se encuentren desterrados del Monte Olimpo. Una vez que los críticos vuelvan a ingresar y los anteriores son desterrados, se alternan los roles de un drama. En democracia la eterna lucha es similar al mito de Sísifo. Cuesta subir a la cima, pero, a la vez, se sabe que algún día rodarán de vuelta al valle para iniciar de vuelta la cuesta hacia arriba.

El panameño ha descubierto que fuera de la educación existen otras formas de escalar de clase social. La militancia en un partido con probabilidad de ejercer el poder, es un camino que te puede ayudar a subir la escalera social. El salto puede ser significativo y depende del cargo o la posición desde donde ejerces tu poder. El salto salarial, las prebendas accesorias al cargo, así como todo lo que puedas coordinar con tus relaciones personales en las esferas de poder, te abren un horizonte económico importante.

El reciente caso de la denuncia de una fiesta por un funcionario en Dorado Lakes merece un examen antropológico. Qué podemos ver que otros no ven. Aquí nos encontramos a un sujeto de los sectores populares que detecta en la militancia política una forma de escalar socialmente. Vive en una zona roja. Se inscribe en un partido político con posibilidades de poder. Hace un trabajo de proselitismo político que lo ayuda a conseguir luego del triunfo, un cargo público con un salario de clase media.

El sujeto aprende los códigos y los métodos políticos. No “parkea” con las figuras prominentes de su partido y ni participa de las decisiones transcendentales, pero se hace visible. Lo ven, pero no interactúan con él. El sujeto va armando su imaginario político y se retrata con todas las figuras importantes incluyendo empresarios de primer orden. En Panamá la costumbre es tomarse fotos con personalidades. Hacer una colección e instrumentalizar una red de imaginarios contactos para crearse una personalidad, te va creando una aureola artificial de relevancia política. Hasta aquí al sujeto todo le funcionó muy bien. Pero, trascender San Miguel para escalar a una clase media requiere un desplazamiento territorial.

Ahora, con el flujo mensual de ingresos por lo menos por los próximos cinco años, da un salto hacia otro entorno. Una aspiración de ser parte de la clase media y alquila un apartamento en Dorado Lakes. Por lo menos medio sueldo. Pero vivir en Dorado Lakes pueden ignorarlo la comunidad de los profesionales y comerciantes de clase media del lugar. El error fue traer los códigos y las normas culturales de San Miguel e incrustarlos en el barrio equivocado.

Una fiesta en la terraza pasa. Una fiesta bulliciosa una vez al año para un evento especial o de fin de año pasa. Hacer fiestas todas las semanas o una barbacoa en el estacionamiento. No pasa. Al sujeto lo venció su ignorancia. En Dorado Lakes hay códigos culturales, una forma de ver el mundo, la sociedad, reglas implícitas y no escritas que la definen. Es por ello que la propia comunidad le hizo la cama, le montó el escenario y no lo quieren dentro de ella. Se equivocó al querer traer San Miguel a Dorado Lakes.

4 Respuestas
  1. Igual hicieron panameños que emigraron a Canada durante la dictadura, tras entrar con visas de refugiados. Al poco tiempo se organizaron, contrataron un salon de hotel e hicieron un baile estruendoso hasta la madrugada, hora en que llegó la Inmigración Canadiense, los puso en un bus, de allí al aeropuerto y de vuelta a Panamá. Y lo peor es que no entendian porqué el gobierno de Canadá les hizo eso. Es como dicen en Estados Unidos: you can take negro out of the hood but you can’t take hood out of the negro” (puedes sacar al negro del barrio pero no puedes sacar el barrio del negro”.

  2. Bueno yo te voy a comentar que el estaba mal ubicado y los vecinos sabían que el no pertenecía a esa clase social. Debí hacer la fiesta en san miguel o San Miguelito que también tiene sus partes yy

  3. Por quién votar en el 2024 para evitar estas situaciones las cuales se repiten con cualquier gobierno, he votado y han ganado todos desde el fin de las fuerzas de defensa, pero todos tienen el mismo manual de procedimientos, reitero por quién votar en el 2024???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *