Beneficios de PROGRESO transforman vidas desde el 15 de octubre

Beneficios de PROGRESO transforman vidas desde el 15 de octubre
Fotos: Cortesía de un reportero ciudadano
Milagros Vega, Kevin Hernández y su primogénita Zoe, recibieron, de manos del presidente Laurentino Cortizo, los documentos de la primera residencia del proyecto Vivienda de Crecimiento Progresivo.

Cada circunstancia de la vida se puede convertir en una historia personal, sobre todo si se trata de experiencias que, de alguna manera, impactarían positivamente la existencia de otros seres humanos.

Del Programa de Gradualidad Residencial Social (PROGRESO), implementado por parte del Gobierno nacional a través del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MIVIOT), y de la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (AMPyME), de seguro surgirán relatos de sueños cumplidos y de compromisos para formar parte de aquellos que desean contribuir en su movilidad social y en el desarrollo del país.

Fotos: Cortesía de un reportero ciudadano

Una de esas crónicas originada por los beneficios de PROGRESO, (cuyo lema es “Transformando Vidas”), es la de la pareja conformada por Milagros Vega, (18 años de edad) y Kevin Hernández, (27 años de edad), y su primogénita, Zoe, de 4 meses, diagnosticada con la cardiopatía tronco arterioso tipo 1.

Conforme a información del MIVIOT, los cónyuges y su pequeña, convivían con unos familiares.  Dependen de los ingresos que Kevin devenga, aproximadamente, unos 30 balboas diarios, producto de la realización de trabajos independientes de electricidad e instalaciones de cielo raso.  Adicional, reciben el beneficio del vale digital, y, quincenalmente, bolsas de comida.

A partir de ayer 15 de octubre, tras la puesta en marcha del proyecto, por parte del presidente Laurentino Cortizo, Milagros, Kevin y Zoe recibieron, de manos del mandatario, la correspondiente documentación de la primera residencia del concepto de construcción denominado Vivienda de Crecimiento Progresivo (VCP), la cual comprende un área de cocina, baño higiénico, una recámara y sala-comedor (área de uso común), lo que representa un 60% de construcción del plano.

Fotos: Cortesía de un reportero ciudadano

Complementariamente, el beneficiario tiene la opción de ampliarla y agregar un pequeño negocio barrial, bajo la orientación y capacitación de la AMPyME, entidad que, además, ayudará con un capital semilla de 2 mil balboas para los emprendedores y dueños de pequeños negocios

Precisamente, eso es lo que harán Milagros y Kevin.  Como lo dijo el ministro del MIVIOT, Rogelio Paredes, “la pareja ha emprendido un pequeño negocio, dedicado a la venta de dulces y para ello recibió la capacitación y el capital semilla, que le ayudará a incrementar sus ingresos y ser autosostenible”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *