La transformación de la industria aérea en medio de un turbulento panorama

La transformación de la industria aérea en medio de un turbulento panorama
La industria aérea a nivel global ha sido duramente impactada por la pandemia. Foto/

La industria aérea se enfrenta al desafío de mantener una experiencia positiva para los pasajeros a la luz de las nuevas realidades.

El cierre generalizado de las fronteras aéreas durante el 2020, generado por la pandemia del Covid-19, acaeció una seria crisis en la industria de la aviación mundial.

En medio del turbulento panorama, el sector ha tenido que reinventarse y diseñar una serie de estrategias para mantener la operación a flote. Y es que de acuerdo con la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), los niveles de tráficos de pasajeros previos a la pandemia volverían a verse hasta el año 2024.

Por lo pronto,  el desafío para la industria es mantener una experiencia positiva para los pasajeros a la luz de las nuevas realidades. Con una bioseguridad equilibrada para que el viaje sea lo más fluido posible.

Algunas de las medidas sin contacto en las que está trabajando la industria aérea global le resultarán familiares. Desde quioscos hasta bots y entrega de equipaje, los pasajeros han comenzado a utilizar muchas de estas tecnologías.

Ya es un lugar común, por ejemplo, la identificación biométrica. El algoritmo de reconocimiento facial deberá ajustarse para verificar con precisión a los pasajeros que lleven máscaras faciales, pero los proveedores están trabajando en esto. El reconocimiento facial es aplicable a muchos procesos de viaje y puede acelerar las tasas de rendimiento en puntos de contacto críticos.

Las tecnologías móviles también están pasando a primer plano. Los teléfonos inteligentes cobrarán una importancia aún mayor, ya que pueden llevar toda la documentación necesaria, incluida una tarjeta de embarque, declaración de salud y otros servicios auxiliares. Esta idea también forma parte del programa One ID de IATA, una solución de gestión de identidad integrada.

La entrega de equipaje es otro elemento del viaje que ya va en la dirección correcta. Las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) permiten un monitoreo constante y asegurarán que las maletas lleguen a su destino con una mínima participación humana.

Revestimientos faciales y desinfección

El uso de mascarillas para viajar en avión es ahora común y obligatorio en varios países.

En tanto, la desinfección se intensifica en todos los aeropuertos y aerolíneas y, en muchos casos, se emplean nuevas herramientas y sistemas.

Las decisiones de diseño futuras, desde la selección de muebles y pisos hasta la distribución de baños y salas de espera, se basan en la facilidad y eficacia de la limpieza.

Medidas desconocidas

Sin embargo, es posible que otros elementos del viaje de los pasajeros no se incorporen tan fácilmente, ya que anteriormente estaban fuera del radar de la mayoría de las iniciativas de la industria, según describió la IATA.

Explica que hay aeropuertos que planean utilizar sensores 3D para gestionar el distanciamiento social. Los sensores de estereovisión 3D gestionan el flujo de pasajeros en las terminales aéreas y expertos están trabajando para determinar cómo se pueden aprovechar estos sensores para gestionar el distanciamiento físico.

Una idea es crear mapas de calor a partir de los datos para poder ajustar las colas según sea necesario, es otro aspecto que en el cual se trabaja, de acuerdo con el organismo internacional.

Esta nueva tecnología permitiría comprender mejor cómo se mueven los pasajeros por la terminal.

En grandes aeropuertos ya se analiza establecer el distanciamiento social a través de colas virtuales, asignando a los pasajeros un horario o número de cola en particular para evitar multitudes.

Efectos colaterales

De acuerdo con la IATA, independientemente de las medidas de bioseguridad que se implementen, habrá repercusiones en todo el viaje de los pasajeros.

En el control de seguridad, el distanciamiento social y el mínimo contacto humano y de equipaje será fundamental. Los escáneres con algoritmos de reconocimiento de objetivos podrían proporcionar parte de la solución.

Las compras y los restaurantes también se transformarán. Por ejemplo, detalló que en Dubai Duty Free, un servicio de conserjería entrega productos a los pasajeros para el pago. Los productos también se pueden solicitar antes de la llegada al aeropuerto.

Algo similar bien puede ser el futuro de la comida y bebida para evitar aglomeraciones y brindar un servicio superior, acotó.

 Los restaurantes del Aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma han adoptado una plataforma de quiosco virtual que permite a los clientes usar su teléfono inteligente para hacer pedidos y recibir comida en su ubicación. La idea también está en funcionamiento en LaGuardia Terminal B de Nueva York.

En ese sentido, los aeropuertos que se adapten eficazmente al viaje de los pasajeros del futuro mirarán más allá de las soluciones tradicionales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *