Líneas aéreas continúan en un turbulento panorama a la luz del Covid-19

Líneas aéreas continúan en un turbulento panorama a la luz del Covid-19
Estados Unidos es el país más golpeado en términos absolutos por la pandemia en número de muertos, con 652.675 muertos en unos 40,5 millones de casos, según la universidad Johns Hopkins. Foto/aviones.com

“Reiniciar la industria de manera segura conlleva muchos desafíos”, apuntó la IATA.

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), organización comercial mundial del sector de las líneas aéreas internacionales, publicó un artículo en el que detalló que a mediados de abril de 2021, todavía estaban estacionados cerca de 9,500 aviones, aproximadamente el 34% de la flota mundial.

En el documento acotó que si bien esto está por debajo del pico de 14,000 de hace un año, es una cifra asombrosa. Además, explicó que hacer que esos aviones vuelvan a volar no solo depende de la demanda.

“El problema principal es la imprevisibilidad”, señaló Carlos Cirilo, director de  Infraestructura ATM de IATA. “Simplemente no sabemos cuándo comenzaremos a volar internacionalmente o cuánto tiempo llevará recuperarnos por completo”, puntualizó.

Algunos países han proporcionado algo de claridad al reiniciar hojas de ruta. Por ejemplo, en el Reino Unido, hay al menos fechas propuestas para la reanudación de los viajes internacionales, incluso si no hay garantía de que ocurra. Pero otras naciones, como Canadá, aún no han dado ninguna indicación de cuándo se reabrirán las fronteras.

El documento resaltó que esto es extremadamente problemático dado que los tiempos de entrada de las principales partes interesadas no solo son prolongados, sino que también varían considerablemente.

Explicó que para las aerolíneas, algunas de las mayores preocupaciones en torno al reinicio involucran el mantenimiento de las aerolíneas y los problemas de certificación de pilotos. Afortunadamente, la mayoría de los aviones están estacionados en áreas que permiten el acceso de las aerolíneas. Eso es importante porque incluso los aviones que se han estacionado requieren mantenimiento y servicio regulares.

Los neumáticos pueden desarrollar puntos planos, por ejemplo, que podrían provocar reventones si se sientan en el mismo lugar durante demasiado tiempo. Y devolver una aeronave estacionada al servicio también implica revisiones exhaustivas y críticas, como asegurarse de que los tubos pitot estén libres de escombros.

Los repuestos son cada vez más un problema, desde su fabricación hasta su distribución donde se necesitan. Como tantas otras áreas de la aviación, estas actividades se han visto gravemente interrumpidas por los recursos limitados durante la pandemia. Y contar con el personal calificado necesario para realizar reparaciones o proporcionar mantenimiento ha sido igualmente complicado. Muchos miembros del personal han tenido que ser despedidos o suspendidos. Si la industria se abre rápidamente, la escasez de recursos humanos en mantenimiento, reparación y revisión (MRO) podría convertirse en un cuello de botella.

E incluso una vez que un avión esté listo para volar, ponerlo en posición para hacerlo no será fácil. Las áreas de estacionamiento están llenas y la cola para la salida podría ser larga. Un regreso rápido de los aviones estacionados creará algunos acertijos logísticos interesantes.

La certificación piloto es quizás un factor más crítico. En las primeras etapas de la pandemia, las extensiones de licencia fueron una solución obvia, pero a medida que la pandemia continuó, esto se volvió insatisfactorio desde el punto de vista de la seguridad. Además, a medida que se cerraba el tráfico internacional, cada vez se dejaba de licencia a más pilotos.

Cirilo señala que si bien todos los pilotos que aún vuelan tienen la certificación actualizada, no es el caso de los que estaban en licencia y que no han estado en un avión o en un simulador durante varios meses. Y proporcionarles los cursos de actualización necesarios no será fácil. Muchas aerolíneas no poseen sus propios simuladores de vuelo; dependen de proveedores externos, ya sea otras aerolíneas, fabricantes de equipos originales o terceros. En tiempos anteriores a COVID, no era un problema si un piloto tenía que viajar internacionalmente para hacer una verificación del simulador u otro entrenamiento. Ahora, sin embargo, con tantas fronteras cerradas, puede que esa no sea una opción. La IATA está trabajando con los gobiernos para proporcionar exenciones especiales que permitan a los pilotos viajar con fines de capacitación, pero hasta ahora ha tenido un éxito limitado.

Desafíos de la cadena de suministro

Pero no son solo las aerolíneas y los proveedores de repuestos los que participan en el reinicio de la industria. Todas las partes interesadas deben estar seguras y al día para facilitar la demanda acumulada de viajes, detalló la IATA.

Uno de los mayores problemas para todos los involucrados en el terreno, desde los limpiadores hasta los encargados de la limpieza y el servicio de catering, es lograr las autorizaciones de seguridad, un proceso que puede llevar semanas o incluso meses.

“Los trabajadores deben tener las comprobaciones adecuadas que les permitan acceder al área operativa”, señaló Cirilo. “Pero eso lleva tiempo. Cuando golpeó la recesión, muchos de estos trabajadores fueron despedidos o suspendidos. A medida que la aviación regrese, estos trabajadores sin licencia deberán recibir autorizaciones renovadas y, obviamente, los nuevos trabajadores deberán ser examinados. Esto podría ser un obstáculo importante “, comentó.

El suministro de combustible es otra área problemática que requiere un tiempo de preparación prolongado. En algunos mercados, el tiempo de espera para tener combustible disponible puede ser de hasta tres meses. Con la cantidad de vuelos en los próximos meses tan difícil de juzgar, garantizar la cantidad adecuada de combustible, personal y equipo en los aeropuertos requerirá algunas conjeturas inteligentes.

Por último, los controladores de tráfico aéreo, al igual que los pilotos, deberán volver a certificarse en puestos operativos. Por lo general, están certificados en sectores específicos, por lo que, aunque el tráfico nacional se ha reanudado, si un controlador es responsable de un sector que maneja principalmente el espacio aéreo internacional, entonces habría habido muy poca actividad durante el año pasado en estos sectores, lo que posiblemente haya afectado su moneda de posición. . Podría llevar tiempo que los controladores se sientan cómodos gestionando una actividad significativamente mayor en sus sectores.

“El aumento inicial del tráfico será difícil de acomodar”, concluye Cirilo. “La industria probablemente requerirá un largo tiempo de anticipación para un reinicio seguro, y no parece que los gobiernos nos den el aviso que necesitamos. Tenemos las soluciones adecuadas y la seguridad sigue siendo nuestra máxima prioridad. Pero la industria no se puede reiniciar con un clic de los dedos. Los gobiernos deben proporcionar hojas de ruta claras “.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *