Fitch rebaja calificación de deuda de Venezuela por posible default

Fitch rebaja calificación de deuda de Venezuela por posible default
Los venezolanos podrán negociarlas en casas de cambio autorizadas, según el gobierno. La oferta de divisas, adelantan voceros oficialistas, sería privada. Foto/AFP

La agencia calificadora Fitch rebajó el viernes la nota crediticia de Venezuela luego de que el gobierno convocó a sus acreedores para renegociar la carga de la deuda externa

El presidente venezolano Nicolás Maduro citó a sus acreedores a una reunión en Caracas el 13 de noviembre, tras anunciar el jueves que su gobierno iniciará una refinanciación y reestructuración de la deuda externa estimada en unos 150.000 millones de dólares.

Fitch dijo que esta convocatoria y otros incumplimientos de pago por parte del gobierno hacen “altamente probable” un default y por eso redujo la calificación de la deuda del país a “C” de “CC”.

“La rebaja de la calificación (…) de Venezuela a “C” refleja el anuncio de las autoridades el 3 de noviembre de que tienen la intención de renegociar sus obligaciones de deuda externa soberana”, indicó.

“Por esto, sumado a las faltas de pago previas de bonos soberanos pendientes, que actualmente se encuentran dentro de sus períodos de gracia de 30 días, Fitch considera un default altamente probable”, agregó la firma.

Fitch recordó que incluso antes del anuncio de Maduro la “liquidez externa de Venezuela era débil”, y apuntó que el gobierno enfrenta pagos de deuda de casi 620 millones de dólares en los dos últimos meses del año, seguidos por 3.340 millones de dólares en 2018. 

Los analistas de mercado son pesimistas sobre las posibilidades de una reestructuración exitosa de la deuda de Venezuela y las agencias de calificación crediticia advierten cada vez más sobre el riesgo de incumplimiento.

Maduro hizo el anuncio tras confirmar el pago de 1.121  millones que corresponde a la última amortización del bono 2017 de la petrolera PDVSA, sostén de una economía en crisis donde el crudo representa 95% de las exportaciones.

La situación financiera de este país petrolero es aún más complicada luego de las sanciones impuestas por Washington a Caracas en agosto, que prohíben el intercambio de nuevos bonos emitidos por el gobierno venezolano y la empresa estatal petrolera PDVSA, un paso necesario en cualquier reestructuración.

Fitch ya había degradado a “CC” la nota crediticia de Venezuela el 30 de agosto, luego de conocerse las sanciones impuestas por el gobierno de Donald Trump.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *