Especialistas ven pocas posibilidades de caravana masiva de migrantes hondureños

Especialistas ven pocas posibilidades de caravana masiva de migrantes hondureños
Las caravanas provocaron la irritación del presidente Donald Trump, quien militarizó la frontera con México para contener su ingreso a Estados Unidos. Foto/AFP

Una caravana de migrantes hondureños, convocada por desconocidos para salir la próxima semana hacia Estados Unidos, tiene pocas posibilidades de lograr una participación de miles de personas como las que salieron el año pasado, dijeron este viernes especialistas en el tema.

El exdiputado Bartolo Fuentes y el investigador del fenómeno migratorio Cesar Castillo coincidieron en señalar que si se llega a formar la caravana de la próxima semana, será un grupo pequeño de no más de 200 personas.

Fuentes, quien fue acusado por el gobierno hondureño de alentar las caravanas migratorias del año pasado, manifestó a la AFP que las caravanas seguirán en “grupos pequeños porque la gente está viajando en transporte público” para emigrar.

En grupos de la aplicación WhatsApp circuló una convocatoria iniciada por desconocidos para partir en caravana a Estados Unidos desde la Central Metropolitana de Transporte de San Pedro Sula, norte de Honduras.

De esa terminal de buses partió la primera caravana con unas 2.000 personas el pasado 13 de octubre, a la que se sumaron salvadoreños y guatemaltecos. Posteriormente otros grupos menores partieron de San Pedro Sula y otros lugares de Honduras.

La preocupación por la salida de emigrantes en grupos masivos resurgió la semana pasada cuando la secretaria mexicana de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que se estaba formando un grupo de 20.000 personas, denominado “caravana madre”, con destino a Estados Unidos.

El grupo no se formó y tanto el gobierno mexicano como grupos que trabajan con migrantes desmintieron a la funcionaria.

“Las caravanas van a seguir saliendo mientras no se alivien las condiciones económicas del país, pero ya no van ser tan grandes como las que salieron antes”, vaticinó Castillo, investigador del Observatorio de Migraciones de la Universidad Nacional.

Las caravanas provocaron la irritación del presidente Donald Trump, quien militarizó la frontera con México para contener su ingreso a Estados Unidos.

Fuentes indicó que los migrantes actuales prefieren pagar 200 dólares a un “coyote” para llegar a frontera de México con Estados Unidos, con tal de tener un viaje más seguro.

Recordó que según el Instituto de Migración de México, 30.105 migrantes centroamericanos pasaron por ese país entre el 18 de octubre y el 25 de febrero pasados, y que los centros de detención en Estados Unidos “están al tope”.

Según Castillo, la represión que enfrentan los migrantes al llegar a la frontera norteamericana en caravanas los disuade de hacer el trayecto en grupos grandes, y optan por viajar por sus propios medios.

Muchos optaron por hacer el viaje el año pasado en caravana por considerar que les brinda seguridad frente a las bandas criminales en México.

“La situación económica cada día está peor y hay más desesperanza y van seguir las caravanas, pero pequeñas”, sostuvo Castillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *