La UE intenta difícil compromiso sobre su primer presupuesto posbrexit

La UE intenta difícil compromiso sobre su primer presupuesto posbrexit
El canciller de Austria, Sebastian Kurz, habla a la prensa después de una reunión durante el segundo día de una cumbre especial del Consejo Europeo en Bruselas el 21 de febrero de 2020, que se celebró para discutir el próximo presupuesto a largo plazo de la Unión Europea (UE). Foto: AFP

El canciller austríaco, Sebastian Kurz, calificó por su parte de “poco realista” el 1,3%, cifra que también reclama la Eurocámara.

Más de 24 horas después, los 27 mandatarios de la Unión Europea (UE) siguen sin lograr un acuerdo sobre su primer presupuesto sin el Reino Unido, con Francia y Alemania intentando impulsar una nueva propuesta de incierto éxito.

Reuniones a dos, a tres y multilaterales a puerta cerrada, los dirigentes europeos multiplican sus encuentros desde las 20H00 (19H00 GMT) del jueves sin resolver por el momento cómo acercar las distintas posiciones.

Por un lado, Austria, Suecia, Países Bajos y Dinamarca, grupo de naciones ricas apodado los “frugales”, no quieren más del 1% de la Renta Nacional Bruta (RNB) de la UE de presupuesto común, mientras que los Amigos de la Cohesión abogan por el 1,3%.

“La distancia entre el 1% y el 1,3% es muy grande, no creo que se puede solventar en una sola negociación”, sentenció el primer ministro húngaro, el populista Viktor Orban, en una inesperada aparición ante la prensa en la tarde del viernes.

El canciller austríaco, Sebastian Kurz, calificó por su parte de “poco realista” el 1,3%, cifra que también reclama la Eurocámara, e incluso reiteró el rechazo a la propuesta de la Comisión Europea, que en 2018 abogó por un 1,114%.

La base de la negociación es la propuesta del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, de un presupuesto del 1,074% de la RNB, equivalente a unos 1,094 billones de euros. Un nuevo compromiso considerado sería del 1,07%, según una fuente europea.

La nueva eventual propuesta, trabajada por la Comisión y el Consejo junto a Francia, Alemania y los “frugales”, debería ser examinada por los dirigentes, a quienes Michel convocó para una reunión común a las 18H00 (17H00 GMT), la primera este viernes.

“Ciertamente parece haber un consenso general de que estamos buscando una solución”, dijo a la prensa el primer ministro letón, Krisjanis Karins. “Creo que estamos bastante lejos”, agregó su par estonio, Jüri Ratas.

– Recursos propios –
A falta de conocer la cifra final, parecen vislumbrarse soluciones para determinados escollos. Los “frugales” y Alemania buscan mantener sus controvertidos “cheques”, es decir el reembolso de parte de las aportaciones que realizan, que países como España y Francia quieren eliminar.

Según una fuente europea, estos “cheques” se eliminarían pero se reemplazarían por un nuevo sistema por determinar. Asimismo, se estarían estudiando “recursos propios” para dotar de ingresos directos al presupuesto, agregó otra fuente.

Esos recursos propios podrían compensar el mantenimiento de los reembolsos a los países ricos, según una fuente conocedora de las negociaciones. En la práctica, del 1,07% de la RNB, las contribuciones nacionales representarían el 1,05%.

El Marco Financiero Plurianual 2021-2027 (MFP) centra la reunión, pero, más allá de los porcentajes, los europeos tienen entre manos el alcance del impulso que quieren dar a una UE tras varias crisis.

La marcha en enero del Reino Unido, potencia económica y militar, dio la puntilla a una UE, donde las divisiones norte-sur, por la crisis económica, y este-oeste, por la migratoria, siguen patentes.

Y todo ello en un contexto mundial en el que el Estados Unidos de Donald Trump presiona en el frente comercial, China representa un riesgo tecnológico y Rusia sigue siendo la principal inquietud a las puertas de la UE.

Pero encajar todas las piezas del rompecabezas del MFP no parece fácil, en un contexto en que además la marcha del Reino Unido representa una pérdida de 12.000 millones de euros anuales en las arcas comunitarias.

Por ello, Alemania y otros países ricos quieren que se prioricen las nuevas partidas destinadas al Pacto Verde europeo o a la protección de fronteras, en el centro de la estrategia de la nueva Comisión Europea.

Pero otros como Francia y España no quieren que se haga en detrimento de la agricultura y países del sur y del este temen recortes en las ayudas para las regiones menos desarrolladas.

“Nada está hecho por el momento. Varios países atacaron la Política Agrícola Común (PAC). Es nuestra prioridad y luchamos por ella”, dijo una fuente diplomática, la víspera del Salón de la Agricultura en París, una cita clave para el presidente francés Emmanuel Macron.

La propuesta de Michel presentaba recortes en esta política clave para las ayudas a los agricultores y los fondos de cohesión, que pasan de representar el 69% del total en el actual presupuesto 2014-2020 al 59%.

Si las diferencias persisten, Michel podría convocar una nueva cumbre en abril, según una fuente diplomática europea. El objetivo, con todo, es un pacto rápido para que la Eurocámara lo apruebe a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *