Hong Kong se perfila como un nuevo frente de disputa entre EE.UU. y China

Hong Kong se perfila como un nuevo frente de disputa entre EE.UU. y China
El legislador prodemocrático Dennis Kwok responde las preguntas de los medios de comunicación fuera del Tribunal Superior de Hong Kong el 31 de octubre de 2019. Foto: AFP

Este tema se suma a una listra de asuntos en pugna entre Washington y Pekín.

Estados Unidos acusó este viernes a China de vulnerar la autonomía de Hong Kong y amenazó a Pekín con represalias comerciales, en un momento de tensión entre las dos potencias por el coronavirus.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo advirtió que “ignorar la voluntad del pueblo de Hong Kong sería una sentencia de muerte para la autonomía” de la antigua colonia británica, luego de que el Parlamento chino propusiera una ley de seguridad para “detener y castigar cualquier acto de separatismo, subversión o actividades que sean terroristas”.

Este tema se suma a una listra de asuntos en pugna entre Washington y Pekín, en momentos en que el Congreso de Estados Unidos presiona por imponer acciones más firmes contra el gigante asiático.

Tras meses de movilizaciones en Hong Kong el año pasado, el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley bajo la cual el trato comercial preferencial que tiene Hong Kong con Estados Unidos está supeditado a que la ciudad mantenga su autonomía, algo que Pekín prometió cuando Londres devolvió el territorio a China en 1997.

“Estados Unidos urge a Pekín que reconsidere su desastrosa propuesta, que cumpla con sus obligaciones internacionales y que respete el alto grado de autonomía de Hong Kong”, advirtió Pompeo. De lo contrario, habrá un “inevitable” cambio de su política.

– “Casi una opción nuclear” –
No obstante, Pompeo no ha tomado aún una decisión, alegando que el Congreso Nacional del Pueblo de China acaba de empezar a sesionar, en tanto los legisladores estadounidenses temen que el presidente Donald Trump sea reticente a poner fin al estatus comercial de Hong Kong.

Trump promulgón con escaso entusiasmo la ley de preferencia comercial para Hong Kong -que recibió muchas críticas de China-, pues ambas potencias intentaban labrar un acuerdo comercial.

Dennis Kwok, un legislador prodemocracia en Hong Kong, dijo en un coloquio virtual este viernes que la oposición a Pekín aprecia los esfuerzos de Estados Unidos a favor de su causa y urgió a continuar siendo vigilantes, al expresar temor a una represión policial en los próximos días.

Advirtió no obstante sobre los riesgos de una revocación del estatuto comercial que Washington otorga a la ciudad, aunque admitió que muchos manifestantes respaldarían esta decisión.

“Es casi como una opción nuclear, una vez que se usa, todos resultan perjudicados y será muy difícil volver a reconstruir Hong Kong”, dijo Kwok en la videoconferencia del centro de análisis conservador Heritage Foundation, con sede en Washington.

Para Kwok, el elemento de presión más efectivo sería dejar en evidencia el temor que genera en los inversores una disminución de la autonomía de Hong Kong, una de las principales capitales financieras del mundo.

“Si China es tan estúpida de creer” que no necesitan “un centro financiero internacional”, entonces hay poco que se pueda hacer para disuadirlos, agregó.

– El “peor” momento –
Hong Kong es uno más de los muchos puntos de fricción entre Estados Unidos y China, las dos mayores potencias económicas mundiales.

El gobierno de Trump acusa a Pekín por la pandemia del nuevo coronavirus por no haber actuado a tiempo, algo que muchos estiman que es una forma del presidente estadounidense de deslindarse de sus propias responsabilidades.

Richard Haass, presidente del Consejo de Relaciones Internacionales, advirtió que este es el “peor” momento del vínculo entre ambas potencias, desde que normalizaron sus relaciones hace cuatro décadas.

“Hay una creciente lista de desacuerdos (en la cual Hong Kong es un tema más reciente) pero no hay un fundamento estratégico o un plan para limitar la fricción y ambos países tienen que perder”, escribió Haass en Twitter.

El Congreso de Estados Unidos, con un amplio apoyo bipartidista, busca formas de aumentar la presión contra Pekín.

El senador republicano Pat Toomey y el demócrata Chris Van Hollen impulsan un proyecto de ley para sancionar a quienes estén involucrados en un recorte de la autonomía de Hong Kong, incluyendo instituciones financieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *