Proyectan formalizar la Estrategia Nacional de Educación Financiera

Proyectan formalizar la Estrategia Nacional de Educación Financiera
Amauri Castillo, superintendente de Bancos de Panamá, durante su comparecencia en el Pleno de la Asamblea Nacional, ayer. Foto, SBP.

La Superintendencia de Bancos de Panamá, proyecta en este 2021, apoyada por el Meduca y otras instituciones, el establecimiento formal de la Estrategia Nacional de Educación Financiera. Así lo anunció en el Pleno de la Asamblea Nacional.

“El sistema bancario cuenta con una buena liquidez que asciende a 65% y un robusto nivel de adecuación de capital (solvencia) de 15.7%, índices que se sitúan cerca del doble requerido por el régimen bancario, lo que, históricamente, ha sido señal de prudencia financiera del sistema”, informó el superintendente de Bancos de Panamá, Amauri A. Castillo, en el Pleno de la Asamblea Nacional.

La comparecencia de Castillo estuvo motivada por una solicitud recibida a finales del mes de febrero del presente año, para responder el cuestionario enviado por los Honorables Diputados, sobre algunos temas relacionados al rol de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), la situación del sistema bancario, subsidios, entre otros.

Según un comunicado de prensa de la SBP, el superintendente fue explícito al decirle a los diputados que “los resultados financieros del 2020 no serán los mejores en términos de rentabilidad, y así lo demuestra la caída de las utilidades del CBI en 839 millones de dólares o un 45%.  El sistema bancario no es ajeno a las dificultades y desafíos que presenta nuestra economía, no es inmune, y las cifras así lo reflejan”.

Sobre las reservas, precisó que “dada la incertidumbre originada por esta crisis económica, el sistema bancario y nuestras regulaciones previeron que los bancos aumentasen sus niveles de reservas para posibles pérdidas, a 2,103 millones de dólares”.

Respecto al establecimiento de límites o topes a las tasas de interés, señaló que “resultaría perjudicial para la estabilidad del sistema financiero y la protección del ahorro de los depositantes, y propiciaría exclusión financiera, principalmente al pequeño consumidor y a las micro y pequeñas empresas”.

En lo concerniente a la pasada ley de moratoria, Castillo comentó que “resulta más efectivo poder realizar las modificaciones a los términos y condiciones de un préstamo, en función de la realidad de cada cliente, en lugar de tomar medidas generalizadas que no siempre van a favorecer la situación de cada deudor”.

En cuanto a las preguntas sobre los subsidios que benefician a los bancos, precisó que “están dirigidos a los prestatarios, no a las entidades bancarias.  Por ejemplo, en el caso del régimen de préstamos preferenciales, es un subsidio que se brinda a las familias para que puedan acceder más fácilmente al crédito y adquirir una vivienda nueva, que debe ser su vivienda principal. A diciembre 2020, el número de hipotecas preferenciales benefició a 120,737 panameños”.

Con relación al subsidio del régimen del Fondo Especial de Compensación de Intereses (FECI), indicó que “este es dirigido a los productores en los préstamos agropecuarios calificados”.

En lo concerniente a la relación cliente-banco, el superintendente recalcó que “entre los años 2018 a 2020, los Sistemas de Atención de Reclamos de las entidades bancarias atendieron un total de 50,747 reclamaciones y, para el mismo periodo, la Gerencia de Servicio de Atención al Cliente Bancario de la SBP recibió un total de 1,588 reclamos, lo que significa que solo el 3% de los reclamos o disconformidades de consumidores bancarios escalan a un proceso administrativo ante la Superintendencia de Bancos, toda vez que las cifras de reclamos recibidos por las entidades bancarias entre el 2018 y el 2020 reflejan que el 97% de los reclamos son efectivamente atendidos por los Sistemas de Atención de Reclamos de los propios bancos, conforme a lo dispuesto en la Ley Bancaria y el Acuerdo 1-2008.”

El Lic. Castillo hizo referencia al Acuerdo 1-2011, recordando “la obligación de los bancos de ser transparentes en la difusión, aplicación y modificación de las tasas de interés, comisiones o cargos, recargos, cargos por cuentas de terceros y cualquier otra tarifa que ofrezcan y realicen, así como respecto a los servicios que brinden; y que el incumplimiento por parte de las entidades bancarias, respecto a los lineamientos para la transparencia de la información, se sanciona de acuerdo con lo previsto en el Título IV de la Ley Bancaria”.

También se refirió a la campaña de Educación Financiera que lidera la Superintendencia de Bancos, con el apoyo de la Fundación Sparkassen de Cajas de Ahorros de Alemania.  Comentó que en “este año 2021 nos hemos propuesto liderar un esfuerzo con el apoyo del Ministerio de Educación, entre otras instituciones, para establecer formalmente la Estrategia Nacional de Educación Financiera (ENEF)”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *